Cómo limpiar una base de datos de emails inválidos

En este artículo verás cómo limpiar una base de datos de correos inválidos para poder realizar de forma segura una campaña de email marketing, mejorando los índices de entregabilidad de nuestra campaña y reduciendo las posibilidades de que nos marquen como spam.

Por qué debo verificar los contactos de mi base de datos

Si estás leyendo este artículo es muy probable que hayas experimentado algún bloqueo al enviar una campaña de email marketing o incluso que proveedores como MailChimp o GetResponse te hayan vetado el uso de su plataforma. La solución es muy simple, tan solo debes validar los emails antes de realizar cualquier envío.

Si tu proveedor de email marketing no te ha bloqueado, enhorabuena, pero los problemas no terminan aquí. Si en tu base de datos de emails, el número de direcciones erróneas es alto, o tu base de datos contienen algún spam trap mail  lo índices de entregabilidad de tus campañas de email marketing se pueden ver seriamente afectados, reduciendo la entrega de tus mails en más de un 50% o bloqueando completamente todo el envío.

Cómo puedo limpiar mi base de datos de emails

Existen 2 posibilidades, la primera y que te recomendamos es que contrates un servicio profesional de verificación de emails. Si quiere limpiar tu base de datos de emails inválidos y no eres un programador, prueba nuestro servicio gratuito de verificación de emails. Verás que para limpiar tu base de datos de emails solo tienes que subir un fichero CSV o Excel con tus contactos y nosotros hacemos el resto.

Pasos para limpiar una base de datos de emails tu mismo

Un primer paso muy recomendable es eliminar las direcciones de email duplicadas, así tendremos una medida real del tamaño de la base de datos.
El siguiente paso consiste en verificar sintácticamente las direcciones de email. Es decir que todas las direcciones de correo disponen de una “@”, el dominio corresponde a un dominio válido y contienen un “.”. Se comprueba que no utilicemos caracteres inválidos como “ñ”,”ç”,”á”… siguiendo la RFC5322 que define la composición de las direcciones de correo.
Para realizar esta verificación puedes utilizar expresiones regulares, que puedes programar en la mayoría de lenguajes, incluso puedes utilizar Excel para tal propósito. La función sería algo similar a:

function validateEmail(email) {
    var re = /^(([^<>()[]\.,;:s@"]+(.[^<>()[]\.,;:s@"]+)*)|(".+"))@(([[0-9]{1,3}.[0-9]{1,3}.[0-9]{1,3}.[0-9]{1,3}])|(([a-zA-Z-0-9]+.)+[a-zA-Z]{2,}))$/;
    return re.test(email);
}

Puedes utilizar la expresión regular en Excel, utilizando el editor de Visual Basic (Ctrl+F11) y creando una función personalizada para validar tus emails.
Una vez tengamos las direcciones de emails validadas sintácticamente, debemos asegurarnos que sean direcciones activas, para ello debemos seguir los siguientes pasos.
Eliminar lo que se conoce como “disposable emails” Se trata de direcciones de email temporales que solo existen durante un periodo de tiempo limitado. Se usan principalmente para temas de testing. La forma más sencilla de eliminarlas es buscar mails que contengan el dominio:
0-mail.com
0815.ru
0clickemail.com
0wnd.net
0wnd.org
10minutemail.com
675hosting.com…

Existen miles de estos dominios, te recomendamos que en el momento de hacer la verificación busques un listado actualizado.
Es muy recomendable realizar un procedimiento similar para detectar los mails de riesgo, son aquellos correos que no contienen palabras o tlds de riesgo.
Otro punto importante es comprobar que el dominio este activo y que este asociado a un servidor de correo. Es decir que exista un registro MX. Verás que existen multitud de librerías para comprobar los registros de los DNS. Si lo tuyo es la consola puedes utilizar el comando Nslookup y comprobar los registros.
Otro punto muy importante es comprobar que en tu lista no haya ningún spam trap mail https://en.wikipedia.org/wiki/Spamtrap son mails que en ningún momento han dado su autorización para recibir correos comerciales. Los ISP los utilizan para saber si se está enviando spam.

Finalmente el punto más importante es realizar una conexión profunda simulando un envío SMTP, de esta forma conseguimos verificar la existencia de la dirección de correo sin necesidad de realizar un envío. El punto crítico esta en disponer de un pool de IP suficientemente amplio para evitar que los ISP bloqueen nuestro proceso de verificación al detectar un número alto de conexiones.
Como puedes ver el proceso no es complicado pero existen multitud de puntos a tener cuenta. Si no vas a validar cientos de millones de correos, la opción de utilizar un servicio profesional de verificación tienen sentido.

Recuerda que puedes evaluar de forma gratuita el servicio de validación de emails si te registras en Verificar Emails

Deja un comentario

cinco + diez =